viernes, abril 30, 2010

Probabilidades

¿Cuál será la probabilidad de acertar a la primera vez la clave de acceso al portal de un banco de un número de identidad inventado? ¿Y si a la combinatoria anterior, le agregamos la complejidad de apuntarle a otros 50 números distintos en un orden predeterminado? El resultado seguramente es muy cercano a cero, y quizás mucho menor a la probabilidad que se haya formado la vida en la tierra.
Pero esas son las maravillas de las matemáticas y del azar, y eso es lo que me pasó en el día de hoy y que les relato a continuación.
Como todos los días, a primera hora en la mañana reviso mis cuentas de correo electrónico, con la secreta esperanza de encontrarme alguna novedad, algo interesante o que merezca la atención. La realidad, es que durante la noche llegan puras "ofertas", entre pastillas azules, saca jugos multipropósito que pican papas y descorchan botellas, defensas judiciales para los endeudados, oportunidades varias, o cursos de capacitación de dudosa reputación. En definitiva, durante la noche nuestros buzones se llenan de basura o Spam.
Sin embargo, después de una rápida revisión, uno de ellos me llamó la atención. Era del banco e indicaba "Su tarjeta SuperClave fue deshabilitada". Mis pulsaciones aumentaron y el proceso de despertado matinal se aceleró mientras se desplegaba el mensaje.


Di una rápida mirada al texto y mis latidos volvieron a la normalidad. Era un burdo mensaje fraudulento o phishing. Curioso como soy, activé el hipervínculo y apareció una similar a la del banco en el explorador, pero con una dirección "distinta".



Ingresé como número de identificación ficticio, el 99.999.999-9 y como clave inventada el 1234. Sorpresa. Por esas cosas del azar, había descubierto la combinación exacta, autentificándome sin problemas. Me gustaría poder conversar con algún matemático que me dijera cual es la probabilidad de lograr esto al primer intento. Realmente, estoy impactado.
Validado por obra y gracia de los estafadores, apareció una pantalla donde se pedía copiar cada uno de los numeritos de la tarjeta de seguridad. Ingresé al azar cada uno de ellos en los casilleros.
Cuando la página me indicó que había realizado con éxito la transacción, simplemente no lo podía creer. Además de acertar el identificador y clave, había descubierto la combinatoria de los 50 números de la tarjeta. Creo que esto es para los records Guinness.



Tengo claro, que a pesar de todas las campañas de publicidad destinada a no entregar las cuentas, claves, números, etc., siempre habrá buenas personas que caerán en las manos de estos inescrupulosos. Espero pueda aportar algo para que estos delincuentes no consigan del todo sus objetivos.

viernes, abril 16, 2010

Sólo algunos gramos más

Es lo que pesa el WEPAD, lanzado oficialmente esta semana por la pequeña compañía alemana Neofonie, como una clara competencia al IPAD de Apple, que comenzó a comercializarse en el último mes.


Con un procesador Intel Atom N450, 800 gramos de peso y una pantalla de 11.6 pulgadas (algo menos de 30 cm), incorpora una serie de facilidades que se extrañaban en el IPAD.

Memoria flash de 16 o 32 Gb, acceso WIFI, sistema operativo Android, dos puertos USB, lector de tarjetas, audífonos y webcam, este nuevo dispositivo puede ser una dura competencia para Apple a partir del segundo semestre de este año.

Se estima que el precio de lanzamiento será de 450 euros y comenzará a comercializarse a partir del mes de Julio próximo.

¿Podrá convertirse esto en una versión moderna de David y Goliat?

jueves, abril 01, 2010

En el camino se arregla la carga

Llego abril y comenzó el proceso de impuestos. Como todos los años el Servicio a cargo de esta función entrega a la mayoría de las personas una declaración predefinida en su sitio www.sii.cl. Para esto se ocupa la información que las instituciones entregan de cada uno de nosotros.

Si todo está bien y la información concuerda, los contribuyentes afortunados resuelven el trámite en un par de clics, quedando a la espera de la devolución de impuestos en el mes de mayo.

¿Pero qué pasa si la información recibida por el organismo contralor se encuentra equivocada?

Cuando esto sucede, el desgaste en tratar de aclarar la situación con cada uno de los entes que se equivocaron, puede ser largo y trabajoso, muchas veces convirtiéndose en un verdadero "Vía Crucis".

Como lo relate hace un año atrás, normalmente tengo problemas con los datos que envía el banco. Por ese motivo reviso durante marzo la información que publica Impuestos Internos en su página WEB.

Con alegría puedo decir que este año el Banco emitió e informó correctamente. Sin embargo descubrí que recibí un pago por el sueldo mínimo durante tres meses por labores de temporero en la zona de Los Andes.

Además, me entere que retire de mi cuenta de APV la friolera de 385 mil millones, algo más de 700 millones de dólares, de acuerdo a lo que informo la AFP.

Como si esto fuera poco, al parecer en algún momento de descuido, hice una asesoría sin darme cuenta a la "Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales".

Esto me ha quitado bastante tiempo, entre correos, visitas al SII, reclamos, llamados telefónicos entre otros trámites. Lo anterior sin contar el tiempo perdido y los llamados diarios de la empresa de retail, preguntando por un señor que no conozco. Al parecer mi reclamo al Sernac no dió los frutos esperados. Creo que muchas Instituciones siguen sin funcionar.

Siendo primero de abril, me queda por solucionar la asesoría con la DIRECON, y así pasar de investigador y auditor externo de empresas y personas que no toman los resguardos necesarios con la información personal, a ser un afortunado contribuyente a la espera que la Tesorería General de la República deposite los impuestos que he pagado en exceso durante 2009.

Lamentablemente, si no revisamos y controlamos la información, los problemas futuros a que nos podemos enfrentar pueden ser mayores. Sin tener arte ni parte en el cuento y producto de un trabajo descuidado, negligente o sin control de una persona en alguna oficina desconocida, deberemos entregar, las veces que sean necesarias, las pruebas suficientes y explicaciones necesarias que satisfagan la curiosidad del ente fiscalizador.

Lamentablemente la famosa y conformista frase "en el camino se arregla la carga" tan propia nuestra, nos impide pasar a un estadio de desarrollo superior, donde las instituciones públicas y privadas funcionen prolijamente.

Todavía que nos queda mucho trabajo por delante.