jueves, diciembre 03, 2009

Los buscadores no nos dejan ver el bosque


A partir de la próxima semana se tiene pensado liberar oficialmente el nuevo buscador Ecosia, creado por el alemán de 26 años Christian Kroll, en su tercer intento por crear un negocio altruista.




Ecosia se define como un buscador solidario, debido la promesa entregada, donde el 80% de los ingresos se destinarán a salvar bosques tropicales a través de la WWF en Brasil. Lo anterior implicaría que por cada búsqueda realizada, sería factible salvar aproximadamente dos metros cuadrados de bosque.


El buscador es muy similar en su aspecto a Bing, y es precisamente esta empresa, la cual junto a Yahoo, son los patrocinadores de esta nueva herramienta.

Vista de la página principal

Por otra parte, los resultados son los mismos que se pueden lograr ocupando directamente Bing, con los mismos problemas de indexación que no se han solucionado en los últimos meses, tal como ocurre al hacer la siguiente prueba:



Resultado de la búsqueda

Aun cuando todavía no se libera oficialmente, desde hoy se encuentra disponible para su uso en varios idiomas, entre ellos el español, inglés y alemán.

Ojalá la promesa se cumpla y no sea solamente un invento de marketing de los desafiantes para desbancar a los lideres dentro de este negocio global.

Solamente el tiempo lo dirá. Ojalá el bosque tropical no desaparezca en el intertanto.

martes, diciembre 01, 2009

¿Piña Colada o Margarita?

Hoy es un día especial. Siento que por fin me cambió la vida, y quiero compartir esta buena nueva con Uds.

Acabo de abrir mi correo electrónico y por fin la suerte llegó a mi destino. Recibí un mensaje directamente desde Nigeria, y por facilitar mi cuenta corriente, recibiré la no despreciable suma de dos millones de dólares, y de paso le estaré haciendo un tremendo favor a una viuda de un presidente africano que fue depuesto de su cargo.


Seguramente esto llegó como recompensa por haber ayudado a la familia de un niño que se perdió en un centro comercial al sur de la Florida, familia que obviamente no conozco, pero que la solidaridad internacional hace que les colabore. Nunca se sabe, quizás al niño está por acá, a 15.000 kilómetros al sur de Miami.


Aunque pensándolo mejor, quizás fue por aquel correo que me ofrecía toda la suerte y prosperidad del mundo por reenviar el mensaje a diez personas distintas dentro de las siguientes doce horas o en caso contrario estaría expuesto a las penas del infierno como le pasó a un tal Hugh Lederman de Cincinnati, quien perdió su trabajo, la esposa lo abandono, le embargaron su casa, además del accidente automovilístico que lo tiene en el hospital con altas posibilidades de quedar con secuelas físicas, y todo por no haber cumplido con lo que se le indicaba en la cadena.


No señor, no quiero que me pase lo que le ocurrió al pobre Lederman de Cincinnati y su desgraciada situación actual. Total que me cuesta reenviar el famoso correo. Como se sabe. ¿Y si fuera verdad?


Ahora con este asunto de los nigerianos, creo que por fin me cambiará la suerte. Solamente les debo mandar el famoso numerito y sentarme a esperar que me depositen. Ya lo tengo pensado, me iré al Caribe a tenderme en una hamaca a pensar que haré con la plata africana, mientras decido si me tomaré una "Piña colada" o un "Cuba libre".


La situación anterior no tiene nada de extraño, dado que este tipo de mensajes con historias dramáticas son bastante comunes y circulan masivamente en internet engañando a personas que cree de buena fe en ellos. En particular, me llegan permanentemente correos con cadenas, niños perdidos, ofertas suculentas, pirámides, ganadores de premios, etc. reenviados por amigos, o como me pasó con los nigerianos, directamente a mi mail.


Lo cierto que la mayoría de estos mensajes son Spam, engaños y en algunos casos estafas que se aprovechan del destinatario del mensaje. Con esta información son capaces de determinar correos electrónicos válidos, información individual o claves de cuentas personales. Este tipo de correos son conocidos con la palabra inglesa HOAX y desde hace varios años recorren el ciberespacio en busca de personas a quien engañar.


Hoy en día existen sitios donde se analizan los HOAX más comunes y se puede determinar si los mensajes son reales o no. Si les interesa el tema, pueden ingresar por ejemplo al siguiente sitio http://www.hoax-slayer.com/.


Finalmente, puedo decir que nunca he respondido a estos llamados y todavía no me ha pasado nada similar a lo de Lederman. Tampoco me he ganado la lotería, no conozco las playas paradisiacas del sudoeste asiático, tengo que trabajar todos los días y mi cuenta corriente no recibe depósitos millonarios del extranjero.


Que tengan un buen día.